Alumnas de Arquitectura ganan 2do. lugar Premio Nacional del Acero para Estudiantes de Arquitectura 2017

Convocatoria dos Plazas de Académico de Tiempo
febrero 8, 2018

Alumnas de Arquitectura ganan 2do. lugar Premio Nacional del Acero para Estudiantes de Arquitectura 2017

10º PREMIO NACIONAL DEL ACERO PARA ESTUDIANTES DE ARQUITECTURA 2017

Desde 2008, la Cámara Nacional de la Industria del Hierro y del Acero (CANACERO) une esfuerzos con la Asociación Latinoamericana del Acero (ALACERO) a fin de incentivar el uso del acero en la construcción entre los estudiantes de Arquitectura de Latinoamérica, implementando acciones como el Concurso ALACERO de Diseño en Acero para Estudiantes de Arquitectura (Concurso ALACERO) y el Premio Nacional del Acero para Estudiantes de Arquitectura CANACERO (Concurso CANACERO).

El Concurso CANACERO es una invitación a estudiantes de los dos últimos años de la Carrera de Arquitectura, para crear una propuesta arquitectónica integral de una Guardería y Jardín de Niños; propuesta que contemple aspectos urbanos, de accesibilidad y sustentabilidad, tecnológicos, estructurales, de representación (entre otros) y que únicamente se pueda realizar en acero.

Consiste en desarrollar un anteproyecto en el que, el acero no sea visto únicamente como protagonista estructural, sino como una herramienta potencial de diseño arquitectónico, desafiando el uso tradicional de los materiales en la construcción.

Las alumnas de Arquitectura Alexandra Goldberg Braverman, Alexis Levy Korbman, Fernanda Padilla Sánchez, Daniela Pérez Rea Vilchis y Vicky Smeke Salame obtuvieron el 2do. Lugar en el Premio Nacional del Acero para Estudiantes de Arquitectura 2017 con su proyecto.

El concepto principal está basado en el juego de LEGO, tomando la modulación y sistema estructural de ensamblaje como bases de la composición del proyecto. Siguiendo dos ejes principales que dividen al terreno longitudinal y transversalmente, el programa se limita a cuatro usos: público, semi-público, guardería y preescolar, ordenando de forma lógica el proyecto en distintos edificios de dos niveles clasificados por su color, uso y función para el fácil acceso y comprensión de un niño. Estos espacios se intercomunican por medio de patios, rampas y pasillos, siendo así 100% accesible e incluyente.